preparaciones de eubiotics en ginecología

Todo el mundo sabe que el cuerpo humano tiene su propia biocenosis única, que consiste en microorganismos útiles y dañinos en ciertas proporciones. Normalmente, este es un sistema equilibrado, que en realidad representa la microflora de la vagina, el intestino y el organismo en su conjunto.

A lo largo de la vida, cada mujer se enfrenta a una serie de factores que conducen a un desequilibrio en la proporción de habitantes locales. Dichos trastornos causan el desarrollo de muchas enfermedades, por ejemplo, la vaginosis bacteriana. Para el tratamiento de que la ginecología utiliza eubiotics - drogas que ayudan a restaurar el equilibrio de la microflora normal.

Eubiotics y probiotics - diferencias y aplicación

Los probióticos y los eubióticos son dos nombres de las mismas medicinas, en otras palabras, sinónimos, y en su esencia no tienen diferencias. Pertenecen al número de preparaciones bacterianas y representan ciertas cepas de microorganismos, que son representantes de la microflora de una persona sana.

En el destino, los eubiotics se dividen en: vaginal, rectal y oral.

También se clasifica según la composición y la forma del lanzamiento.

La mayoría de las veces los eubióticos vaginales se presentan en forma de velas de acción local para la vagina y se usan ampliamente para disbiosis vaginal, aftas y otros procesos inflamatorios de naturaleza no específica. Practicado tomando probióticos en preparación para intervenciones laborales y quirúrgicas. Los eubióticos más comúnmente utilizados en la práctica ginecológica consisten principalmente en lactobacilos.

Cuando violaciónes del tracto gastrointestinal, y en particular a una disbacteriosis, para restaurar la microflora intestinal normal se utilizan para las formas rectales y orales de la droga. Incluyen las bifidobacterias, que suprimen a los representantes patológicos.

Además de las enfermedades del sistema genitourinario y la disfunción intestinal, los eubióticos se utilizan en el tratamiento complejo de otras enfermedades. Tales preparaciones deben prescribirse junto con la terapia antibacteriana, que tiene como objetivo la destrucción de muchos microorganismos, incluidos los útiles. Idealmente, debería comenzar a tomar el probiótico antes que el antibiótico, y también durante y después de dos semanas. Solo en este caso será posible evitar el efecto negativo de los agentes antibacterianos.

Leave comment

Your email address will not be published. Required fields are marked with *.

57 − = 53