presión diastólica

La presión arterial es uno de los principales marcadores del estado de la salud humana, que da una idea no solo sobre el trabajo del sistema sanguíneo, sino también del organismo en general. Su valor consiste en dos números: presión superior (sistólica) e inferior (diastólica). Permítanos detenernos en más detalles sobre el exponente diastólico y considerar de qué depende, y por qué sus valores pueden fluctuar en una dirección y en la otra.

¿Cuál es la presión arterial diastólica y cuál es su norma?

La magnitud de la presión diastólica indica la fuerza con la que la presión arterial presiona las arterias en el momento en que el músculo cardíaco está completamente relajado (en el momento de la diástole), es decir, cuando el corazón está en reposo Esta es la presión más baja en las arterias, llevando sangre a los órganos y tejidos, que depende directamente del tono vascular y la elasticidad. Además, el volumen total de sangre y la frecuencia cardíaca están involucrados en la formación del índice de presión diastólica.

Normalmente, en personas sanas, el nivel de presión diastólica varía entre 65 ± 10 mm Hg. Con la edad, este valor varía ligeramente. Por lo tanto, en las personas de mediana edad, la presión más baja suele estar dentro de los 70 - 80 mm del río, y después de cincuenta años fluctúa entre 80-89 mm Hg.

Causas de aumento de la presión diastólica

Antes de considerar qué patologías pueden asociarse con un aumento de la presión diastólica, se debe tener en cuenta que un único caso de su aumento (así como una disminución) todavía no dice nada. Solo se tienen en cuenta los indicadores cambiados constantemente, ya que la presión arterial puede cambiarse temporalmente debido a diversos factores (temperatura ambiente, situaciones estresantes, actividad física, etc.). Además, la presión diastólica puede alterarse contra un fondo de presión superior elevada, normal o reducida, que los especialistas necesariamente tienen en cuenta.

Las causas de la presión diastólica alta en la mayoría de los casos son:

  • enfermedades renales y de las glándulas suprarrenales;
  • Enfermedades de la glándula tiroides;
  • patología del sistema musculoesquelético;
  • cambio en el volumen de latido del corazón

En algunas enfermedades renales, la concentración de la enzima renina producida en ellas aumenta, lo que afecta el tono vascular y conduce a un aumento de la presión diastólica. El aumento de la presión más baja también es causado por las hormonas secretadas por las glándulas suprarrenales y la glándula tiroides.

La presión diastólica elevada se puede expresar con signos como dificultad para respirar, mareos y dolor en el área del tórax. Un exceso prolongado de la norma de la presión más baja conduce a problemas de visión, suministro de sangre al cerebro, un mayor riesgo de accidente cerebrovascular e infarto de miocardio.

Causas de la disminución de la presión diastólica

Con presión diastólica reducida, una persona a menudo se siente letárgica, somnolencia, mareos y dolor de cabeza. Esto se puede observar con las siguientes patologías:

    causas de alta presión diastólica

  • tuberculosis pulmonar;
  • enfermedades del tracto gastrointestinal;
  • falla de la válvula aórtica;
  • enfermedades alérgicas;
  • deshidratación del cuerpo, etc.

En las mujeres, a veces se observa baja presión diastólica durante el embarazo. Vale la pena saber que tal estado es peligroso, porque como resultado, el feto carece de oxígeno y nutrientes. Además, la reducción en la presión (y aumento) puede ocurrir debido al tratamiento con ciertos medicamentos.

Leave comment

Your email address will not be published. Required fields are marked with *.

39 − 33 =