Caqui cuando amamanta

Persimmon traducido del latín significa la comida de los dioses. Esta fruta agridulce, naranja brillante aparece en nuestros estantes con la llegada del clima frío. No solo tiene excelentes cualidades gustativas, sino que también puede competir con propiedades útiles con nuestros frutos primordiales. Persimmon es el favorito de muchos gourmets. Sin embargo, si una mujer dio a luz a un niño y se convirtió en madre lactante, existen muchas prohibiciones de alimentos en su presencia y también frutas extranjeras. Pero a menudo, cuando miras un caqui, es difícil resistirse a no comer una fruta agria. Entonces, ¿puede una madre de caqui dar un caqui? ¡Entendamos!

Propiedades útiles de los caquis en la lactancia

  1. Debido al embarazo y el parto, la inmunidad de la mujer se debilita significativamente y es más propensa a las enfermedades estacionales: ARVI y ARI. El alto contenido en caqui de vitamina C ayudará a fortalecer las fuerzas protectoras de la madre que amamanta, al niño y a resistir los virus.
  2. El beneficio del caqui es que es rico en hierro. La anemia es un problema común después del embarazo y el parto.
  3. Gracias al potasio y el magnesio, así como a los azúcares (glucosa y sacarosa), el caqui en la lactancia materna tiene un efecto fortalecedor sobre el sistema cardiovascular de las mujeres y los bebés.
  4. El alto contenido de fibra y pectina en la fruta extranjera ayudará a mejorar el funcionamiento de los intestinos, tanto en la madre como en el bebé.
  5. Además, una gran cantidad de calcio, que necesita la madre, en la que este elemento traza fue tomado por el bebé durante el embarazo y la alimentación, también pertenece a las propiedades del caqui.
  6. Contenida en una deliciosa fruta, la vitamina PP mejora la condición del cabello y el color de la piel.
  7. Gracias al magnesio, la formación de cálculos renales puede disminuir con el uso frecuente de caquis.

Daño de caqui en la lactancia

Sin embargo, a pesar de todas sus propiedades útiles, no vale la pena regalar caqui en la lactancia, porque hay algunos riesgos para la salud de la madre que amamanta y del bebé. En primer lugar, debido al alto contenido de azúcares (fructosa y glucosa), el caqui no se recomienda para las mujeres que padecen diabetes mellitus. En segundo lugar, el caqui de abuso puede conducir a consecuencias desagradables en la forma de sujetar las heces. El estreñimiento aparecerá no solo en la madre lactante, sino también en el bebé. En tercer lugar, con el uso ilimitado de caquis, la lactancia materna puede convertirse en una fuente de alergias graves para el bebé. El hecho es que esta fruta de naranja, junto con los cítricos, es un alérgeno potencialmente poderoso. Después de todo, todo lo que come mamá, inmediatamente cae en la leche femenina. Por lo tanto, un caqui comido por una madre para recién nacidos puede causar erupciones y rinitis alérgica.

Caqui en la lactancia: ¿sí o no?

En vista de los posibles riesgos, surge la pregunta: ¿todavía es posible alimentar caqui? No vale la pena rehusar absolutamente esta deliciosa fruta durante la lactancia. Si decides comer caquis, hazlo entonces, caqui en la lactancia maternacuando la edad del bebé alcanza al menos 3-4 meses. Su sistema digestivo funcionará más perfectamente. Y es mejor comenzar a comer el feto en un momento en que el niño será presentado al señuelo. Para probar un caqui es por la mañana. Poleamomis pieza muy pequeña, para poder observar la reacción del niño. En ausencia de manifestaciones alérgicas, la madre lactante puede aumentar la porción de caquis. Sin embargo, no coma más de 200-300 gramos de fruta todos los días.

Y finalmente: elige un caqui maduro y lo suficientemente suave. Debería ser de color rojo anaranjado con una piel ligeramente marrón. Como el caqui se deteriora rápidamente, la fruta debe almacenarse en el refrigerador.

Leave comment

Your email address will not be published. Required fields are marked with *.

4 + 6 =