hipermétrope

Uno de los problemas de la sociedad moderna es el infantilismo de sus ciudadanos, que se manifiesta en la incapacidad de tomar decisiones independientes, defender sus derechos, superar dificultades. Las razones de este comportamiento están parcialmente ocultas en los acontecimientos históricos de finales del siglo pasado, cuando hubo una ruptura en los valores y fundamentos habituales, que, sin embargo, no podían ofrecer una alternativa, sino básicamente todo en la educación familiar. El infantilismo de una persona adulta es el resultado de la hiperprotección o hiperprotección de los padres: el cuidado excesivo de un niño cuando el niño está sujeto a un control constante con mínimas manifestaciones de independencia.

Síntomas de hiperoles parentales

  • el niño está rodeado de una atención excesiva;
  • el deseo de proteger a su hijo incluso en ausencia de un peligro real;
  • el deseo de "fijar" el niño a ella, para que sea dependiente de sus emociones y sentimientos, para obligar a hacer como padres confortables;
  • niño salvado de tener que participar en la resolución de situaciones problemáticas, por lo tanto, él no tiene habilidades adecuadas y la incapacidad formada para evaluar adecuadamente la situación;
  • desarrollo de la llamada impotencia aprendida del niño - la reacción al más mínimo obstáculo, en cuanto a lo irresistible.

Hay dos tipos principales de hiperprotección: indulgente y dominante.

Hiperprotección convincente

La hiperprotección indulgente se manifiesta en el modelo de las relaciones padre-hijo "niño - el centro de la familia". Muy a menudo, un hipermétrope lo muestran las madres solteras, derramando sobre el niño todo el potencial de amor no comprometido. A ese niño se le permite desde la primera infancia, sus características son idealizadas, la capacidad de exagerar muchas veces.

Tal niño tiene un alto nivel de aspiración, un deseo de liderazgo, que, sin embargo, con frecuencia no puede realizar en un equipo de niños. Todas sus necesidades y ambiciones se satisfacen con éxito en una sola familia, y la imposibilidad de construir un modelo similar de relaciones con los demás es muy dolorosa. De esta manera, se forma un tipo de personalidad de los histeroides, que requiere demostración y reconocimiento, en la adolescencia esto puede conducir a intentos de suicidio, en su mayor parte también ostentosos.

Tal modelo de relaciones padre-hijo es el resultado de un estilo liberal y connivente de crianza, cuando todo se resuelve, pero al mismo tiempo un hipermétrope y un exceso de cuidado pesan sobre el niño.

Hiperprotección dominante

Con tal modelo de relaciones intrafamiliares, el niño está completamente desprovisto de voluntad. Está prohibido tomar la iniciativa, imponer nuevas prohibiciones, restringir las actividades, la independencia e infundir pensamientos de insolvencia total. El niño está constantemente bajo un estricto control y bajo constante presión psicológica. Sus habilidades y capacidades son deliberadamente subestimadas y niveladas, supuestamente por razones de seguridad. Como resultado, el niño es realmente incapaz de realizar las actividades elementales características de su edad, creyendo que él es "todavía pequeño" y que todavía hará todo mal.
Este tipo de relación padre-hijo se desarrolla en familias donde los padres han elegido para sí mismos un estilo autoritario de educación. Su palabra es la ley, son una autoridad indiscutible.

Consecuencias de la hipervelocidad

El deseo de patrocinar y cuidar a su hijo es normal, pero a veces adquiere hipertrofia y consecuencias hipermecánicasformas directamente insalubres, paralizando la actividad del niño y privándolo de su voluntad.

Además, en condiciones hipermétropes, el niño desarrolla una sensación constante e intrusiva de ansiedad, que no es inherente a su edad. Como resultado, hay tendencias conflictivas en cuanto a carácter, falta de independencia, infantilismo, autoestima inadecuada e incapacidad para superar las dificultades por sí mismas. En casos especialmente "graves", el niño, sin saber cómo deshacerse de la hiperprotección y sin hacer ningún intento de hacerlo, permanece en el círculo de la familia de origen, ya que no puede crear la suya propia. Esto se traduce en la ridícula y triste hipermetropía de los hijos adultos, que permanecen para siempre innecesariamente dependientes de sus padres.

Leave comment

Your email address will not be published. Required fields are marked with *.

28 + = 32