mastitis de lactancia

El período posparto es uno de los momentos más difíciles y responsables en la vida de cada mujer. Además del aumento de los esfuerzos psicológicos, emocionales y físicos, una madre joven puede enfrentar una complicación muy desagradable y peligrosa durante la lactancia, como la mastitis. La mastitis por lactancia es una de las enfermedades más comunes que las mujeres son propensas a la lactancia y detenerla, sin falta, requiere un tratamiento oportuno. La mastitis de lactancia se caracteriza por inflamación mamaria.

Mastitis aguda de lactancia: formas y causas

Los agentes causantes de la enfermedad son varias bacterias dañinas (la mayoría de las veces estafilococos), que ingresan a la glándula mamaria a través de grietas en los pezones o conductos de la leche. El papel contribuyente en la aparición de la inflamación se juega mediante:

incumplimiento de las normas de higiene;
estancamiento de la leche con el vaciado insuficiente de la mama;

  • enfermedades supurativas de la piel;
  • disminución de la inmunidad;
  • parto complicado y período posparto (infección asociada, tromboflebitis, contracción uterina retrasada);
  • cantidad insuficiente de conductos de leche.

Dependiendo del grado y la naturaleza de las lesiones, se distinguen tres formas de mastitis de lactancia.

  1. Mastitis serosa. Podemos decir, la primera etapa de la mastitis de la lactancia, se caracteriza por tales síntomas:
    • debilidad general;
    • aumento en la temperatura;
    • aumento y dolor del seno;
    • violación de la salida de leche debido al bloqueo de movimientos lácteos.
  2. Si se toman medidas a tiempo, la mastitis por lactancia serosa se lleva a cabo durante varios días, en los casos en que el tratamiento no ha seguido, la inflamación pasa a una forma infiltrativa. Al mismo tiempo, las sensaciones dolorosas se intensifican, aparece un denso infiltrado en el pecho, la piel debajo de la cual se pone roja y caliente.
  3. En el peor de los casos, la segunda forma previa puede pasar a una mastitis aguda de lactancia purulenta. Esta etapa es una gran amenaza para la salud no solo de la madre, sino también del niño. mastitis con lactanciaLa lactancia materna con mastitis de lactancia aguda purulenta está estrictamente prohibida, y es difícilmente posible debido al síndrome de dolor fuerte y al estado general de una mujer que se caracteriza por:
  • gran fiebre y escalofríos;
  • aumento del ritmo cardíaco;
  • piel seca y membranas mucosas;
  • la aparición de un tono cianótico en la piel de la glándula inflamada;
  • ganglios linfáticos agrandados

Como regla, el tratamiento de la mastitis de lactancia implica un curso de terapia antibacteriana, solo con una forma purulenta, la intervención quirúrgica es aplicable.

Leave comment

Your email address will not be published. Required fields are marked with *.

2 + 1 =